6 Cosas típicas de Madrid que no te puedes perder

Estás de visita en Madrid y quieres disfrutar de las cosas típicas de madrid, claro está. Pues yo que soy un madrileño de pura cepa, te voy a contar todos y cada uno de mis platos favoritos. Además te dejaré enlaces a las recetas por si te animas a cocinarlos en la comodidad de tu casa.

En Madrid, podemos encontrar una gran variedad de cosas típicas que nos ayudan a conocer un poco más sobre la historia y la cultura de esta ciudad. Entre ellas, destacan los monumentos, los museos, las tapas y los churros.

Los monumentos de Madrid son una de sus principales atracciones turísticas. Entre ellos, se encuentra la Puerta del Sol, uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, que se encuentra en el centro de Madrid. También podemos visitar el Palacio Real, el templo de Debod o el Parque del Retiro, entre otros.

Los museos de Madrid son otra de las cosas típicas de esta ciudad. En ellos, podemos encontrar una gran variedad de obras de arte, desde la pintura al escultura. Algunos de los museos más visitados son el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza.

Las tapas son otra de las cosas típicas de Madrid. Se trata de pequeños aperitivos que se sirven con una bebida. En Madrid, podemos encontrar una gran variedad de tapas, desde las más tradicionales hasta las más innovadoras. Los churros con chocolate son otra de las cosas típicas de Madrid. Se trata de un postre típico de la ciudad, que consiste en unos largos y delgados churros bañados en un chocolate caliente. Los churros con chocolate se pueden encontrar en muchos lugares de Madrid, pero uno de los más típicos es el Chocolatería San Ginés.

Voy a comenzar por los platos típicos, ordenados de mayor a menor contundencia, como no podía ser de otra forma. Porque, claro, lo primero que se busca hacer cuando estás de visita en un sitio es comer. Aunque en algunos viajes de mi juventud lo primero que prefería hacer era beber, sin lugar a dudas XD. Esos tiempos quedan ya muy atrás, así que comienzo con las comidas.


Comida típica de Madrid

Bueno, en Madrid tenemos muchos platos típicos, y muchos de ellos son muy contundentes, tan contundentes que después de comer te quedarás como si alguien te hubiese pegado un mazazo en la cabeza, notarás como los párpados cada vez te pesan más y estarás deseando llegar al hotel o a tu casa para echarte una merecida siestecita.

Callos a la Madrileña: el plato más contundente de Madrid

Los callos son de lejos el plato más contundente. Los callos polarizan a la gente, o te encantan o los odias. A mi personalmente me gustan mucho, la salsa es espectacular, ligeramente densa, con un intenso sabor a carne y pimentón. El sabor es similar al de los caracoles, sólo que la salsa de los caracoles parece una versión descafeinada de la de los callos.

Una comida típica de Madrid, Callos a la madrileña
Mira qué pintaza tienen estos callos

En este enlace te dejo la receta (no recomiendo hacerla por las cantidades ingentes de materia prima necesarias) y más adelante te dejo la vídeo receta directamente.

Eso si, no soy capaz de comer más de 4 o 5 trozos de lo pesado que se me hace, y luego te pasas una tarde divertida de ardores y repeticiones, pero merece la pena, por lo menos tienes que probarlos una vez y luego ya decides si repites otro día o no.

La mayoría de personas que conozco que no disfrutan con este auténtico manjar madrileño, es porque no hacen más que darle vueltas en su cabeza a los ingredientes. Más concretamente a uno en particular, y es que los callos a la madrileña no son otra cosa que la tripa, red, morro y pata de la vaca. Suena asqueroso lo sé, pero si no piensas en ello te garantizo que probaras algo rico rico.

Cocido Madrileño: el más famoso

Ay, nuestro cocido madrileño, el plato estrella de Madrid. Este plato se puede considerar un 2×1, de primero te tomas tu caldito con garbanzos, o como a mi más me gusta, con garbanzos y fideos. Después de meterte la sopa entre precho y espalada te encuentras con el chorizo, morcilla, morcillo, pollo, tocino… Vamos, que al final terminas comiendo otra media barra de pan con la carne.

Desde que amanece apetece ;D

Te dejo la receta en este enlace. Y un vídeo de la receta más abajo.

El cocido madrileño originalmente es un plato tradicional de invierno, y no me extraña porque un cocido en verano es matador. Aún así hay mucha gente que, ya sea invierno o verano, nieve o estemos a 40º de temperatura, no tiene reparos en meterse un buen cocido completo. 

Sea como sea, si vienes a Madrid tienes la obligación de tomarte al menos un cocido madrileño, así lo pruebas.

Bocata de calamares: para todos los públicos

De entre todos los platos típicos de Madrid, el bocata de calamares es el único que gusta a todos. Ya sean un niño, adolescente, adulto o anciano, el bocata de calamares te encantará.

Es un bocadillo, con calamares a la romana dentro. Te lo puedes comer «on the go» o tomándote una caña mientra lo devoras. Si vas por el centro de Madrid tienes decenas de bares donde poder cogerte un bocadillo de calameres, así que no tendrás problemas en encontrarlos, ya que es un plato tan sencillo que es muy difícil hacerlo mal.

En este caso no me hace falta dejarte la receta, es muy sencilla. Comprar calamares, los fries y los metes en un bocada. Fin XD


Postres Típicos

Ahora que ya hemos terminado de comernos un buen plato de comida madrileña de la buena, nos toca encontrar un buen postre que esté a la altura. Pero, te aviso que los dulces típicos de la capital no son nada aptos para diabéticos 😀

Churros con azúcar: más vale bueno conocido… 

Y es que hay que admitir, que probablemente, no conozcas a nadie que pueda decir que no se ha comido un churro en su vida. Es por eso que cuando te vas a comer un churro sabes qué esperar de él. Pero una cosa no quita la otra, los churros siguen siendo uno de mis dulces favoritos.

Muchas tardes me voy de paseo con mi hija y nos compramos un vasito de chocolate con media docena de churros y nos los tomamos mientras disfrutamos de Madrid. 

Por si tienes interés en hacerlos en casa te dejo la recenta en este link. Yo alguna vez los he hecho en casa y salen ricos. También de dejo el vídeo de la receta.

Rosquillas de San Isidro: sin más

Ay las rosquillas de san isidro, qué puedo decir de ellas que no se sepa ya… La verdad es que a mi personalmente me aburren un poco, no son especialmente sabrosas y son arenosas. Pero oye, para gustos los colores, si vienes a Madrid y no las has probado nunca al menos deberías probarlas para formar tu propia opinión. En principio sólo se venden durante la fiesta de San Isidro, pero las puedes encontrar igualmente en cualquier fecha buscando un poco.

Existen 4 tipos de estas rosquillas. El primer tipo son las «tontas», estas rosquillas no llevan nada de nada, es un trozo de masa horneado sin más florituras que un pequeño toque de anís. Esta es la más básica de todas, por eso es la que menos me gusta. Prefiero los dulces con algo más de sabor.

Después de las tontas, como no podía ser de otra forma, vienen las listas. Estas rosquillas son prácticamente iguales que las tontas, con la única diferencia de cuentan con un baño de azúcar con limón. Estas son más sabrosas que las tontas gracias a la cobertura de azúcar. Aquí te dejo la receta con termomix que hace mi madre.

Y para terminar están las variedades menos habituales, las de Santa Clara y las Francesas. Lo que diferencian a estas dos variedades es la cobertura exterior. Las de Santa Clara están recubiertas por merengue y las francesas tienen cobertura de azúcar glass con almendras.

Rosquillas de Alcalá: una auténtica delicia

A pesar de que estas rosquillas no son de la cápital como tal, necesitan estar aquí por lo tremendamente buenas que están. Las rosquillas son originarias de Alcalá de Henares, una localidad al este de la comunidad de Madrid. Pero no te preocupes no te tendrás que desplazar hasta ahí para disfrutar de esta delicatessen ya que podrás encontrar reposterías que lo vendan por el centro.

Si las has probado, estarás babeando ahora mismo.

Las rosquillas de Alcalá son unas rosquillas hechas con hojaldre y bañadas con yema de huevo con azúcar y luego más azúcar. Cuando le das un bocado el hojaldre se compacta y se te llena la boca con la suave crema de llema. Simplemente espectacular, este dulce sin duda es uno de mis favoritos de toda España.

No se trata de un postre graso ya que no está frito, así que no tengas miedo de comerte uno por si te cae pesado. Además, las rosquillas so relativamente pequeñas y con una te quedas bien, pero si eres una persona golosa, como yo, con dos te quedarás en la gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.